Errores en tu e-mail marketing que debes evitar
02/10/2019
Cómo usar las redes sociales para crear un mejor contenido para tus audiencias
07/11/2019

Cómo combatir el problema de los seguidores falsos en Instagram

 

Se estima que los seguidores falsos este año le costarán a las marcas 1.300 millones de dólares.


Dries Depoorter es un artista belga que hizo una “instalación interactiva” para comprar seguidores y “me gusta” en Instagram. Su trabajo, Quick Fix, aborda desde el arte el problema de los seguidores falsos en esa red social, y que este año generará pérdidas millonarias a las empresas. 

Según un informe realizado por Cheq, una compañía de ciberseguridad de Israel, y Roberto Cavazos, profesor de la Universidad de Baltimore, los seguidores falsos este año le costarán a las marcas 1.300 millones de dólares.

Esta cifra “representa aproximadamente el 15% de lo que el informe predice que será un mercado de US$ 8.500 millones este año en gastos en marketing de influenciadores a escala global”, según CNBC.com.

En la “economía digital”, se paga por el tamaño de la audiencia, lo que significa que si la cuenta de un influenciador está repleta de seguidores falsos, las marcas están pagando más para llegar a usuarios que no existen.

De acuerdo con Cavazos, además hay “costos indirectos”, ya que las empresas pueden ver dañada su reputación, lo que en un largo plazo puede generar nuevas pérdidas económicas.

“En cualquier transacción en la economía, la eficiencia y las ganancias se basan en la confianza. Si bien se están implementando muchas iniciativas, con un fuerte reconocimiento de los peligros de algunos actores malos, la confianza debe mantenerse; de lo contrario, a más largo plazo podríamos ver una disminución en los ingresos, una caída en el compromiso del consumidor o marcas que eligen no realizar campañas”, dijo el académico en un comunicado de prensa de la Universidad de Baltimore.

Las marcas ya saben que firmar un contrato no es suficiente para certificar la veracidad continua, según Wired. Es por eso que las empresas de marketing de influenciadores han incorporado a su gestión el uso de herramientas en línea para rastrear cuentas falsas, como Social Audit Pro, IG Audit, Hypr, HypeAuditor y Famoid. Estas plataformas buscan anomalías en Instagram, como:

  1. Cuentas sin foto de perfil y/o cuyos nombres de usuario incluyen muchos números
  2. Que siguen a 10.000 personas y nunca publica contenido
  3. O una persona que parece vivir en Turquía o Indonesia, pero solo sigue influenciadores californianos.

Otros comportamientos que pueden ser considerados sospechosos son que una cuenta le ponga “me gusta” a varias de tus fotos, o que te escriba una “avalancha” de comentarios genéricos en tus publicaciones.

El problema es que los seguidores falsos son cada vez más difíciles de identificar y la mejor manera de hacerlo podría ser tomar nota de la velocidad a la que un influencer adquiere seguidores, explica Wired.

“Hace un año se vería a personas influyentes comprar de uno a 10.000 seguidores a la vez, y aparecería en un gráfico como un salto gigante de la nada”, comentó al medio Andrew Hogue, creador de IG Audit.

Últimamente, se han ofrecido “seguidores por goteo”, es decir, “si un influenciador ordena 30.000 seguidores, por ejemplo, llegan solo 50 a la vez, todos los días, durante 600 días”, ejemplifica Wired. Esta nueva táctica requiere una inspección más minuciosa de las cuentas.

Desde noviembre del año pasado, Instagram empezó a limpiar los conteos de seguidores, “me gusta” y comentarios de aplicaciones utilizadas para generar usuarios e interacciones falsos.

Foto de Fondo creado por rawpixel.com – www.freepik.es