¿Sabes cómo escuchar a tu público en las redes sociales?
03/10/2017
Twitter se aventura y prueba nuevos límites para algunos usuarios
16/10/2017

¡Orden, orden! La gracia que ofrece un calendario editorial es que es una herramienta que simula una agenda y ayuda a los usuarios a elegir el mejor contenido para la audiencia de cada blog. / Foto: Pexels.

Si tienes un blog probablemente te habrás dado cuenta de que organizar las publicaciones y los contenidos no es tarea fácil. Una forma de hacerlo de manera rápida y eficaz es a través de un calendario editorial. Para saber cómo funciona, lee el siguiente artículo.

 

La gracia que ofrece un calendario editorial es que es una herramienta que simula una agenda y ayuda a los usuarios a elegir el mejor contenido para la audiencia de cada blog y poner las fechas límites para las publicaciones. Es decir, se introducen los diversos temas que serán tratados y los plazos para llevarlos a cabo. Mantener nuestro sitio ordenado y con tiempos predeterminados hará que el flujo de trabajo sea óptimo y, además, hará que sea posible percibir de manera visual la estructura del mismo.

Si pudiésemos resumir en breves palabras los objetivos de un calendario editorial, podríamos destacar al menos cuatro:

  • Garantiza la coherencia y la calidad del contenido.
  • Alinea a las personas involucradas en la creación y difusión de la información.
  • Crea un proceso para la gestión de contenidos.
  • Permite llevar la cuenta del trabajo hecho por cada persona.

¿Cómo crear un calendario editorial? A continuación te resumimos el paso a paso de 40 de fiebre sobre cuáles tienen que ser tus acciones.

  1. Fija los objetivos de la campaña

Lo primero es lo primero: sin objetivos claros es imposible comenzar cualquier proceso. Por ejemplo, en una campaña de inbound marketing, cuyo objetivo es atraer nuevos clientes hacia un producto, servicio u oferta en particular, es imperativo esclarecer cuál será la oferta y a quiénes apunta.

  1. Buscar los temas de los contenidos

Al tener los objetivos establecidos y saber qué tipo de contenidos más o menos queremos, es hora de buscarlos. Con las palabras clave a mano se establece el primer punto de partida. Busca artículos en internet para sacar ideas que te permitan desarrollar tus propias notas de interés para tu público.

  1. Selecciona los artículos del calendario

Es hora de ponerse a hilar fino. Con una selección amplia de posibles temas, llega la hora de ponerse más exquisitos, reducir las palabras claves y elegir lo realmente indispensable para el blog. Escoge solo aquellos temas que de verdad proporcionarán un tráfico importante a tu sitio.

  1. Organiza el orden de las publicaciones

Utiliza la aplicación que más te acomode para estructurar el calendario -por ejemplo, en VDV lo ordenamos en Wrike, una aplicación de productividad- y distribuye el contenido. Designa al autor de cada post, la fecha límite, título, a quién se dirige, su objetivo y palabras claves. Además, toma en cuenta los días y horas de mayor tráfico de tu blog y, especialmente, ten presente que el “ensayo y error” te permitirá mejorar progresivamente este trabajo.